BASÍLICA DE SAN VICENTE DE ÁVILA

Hace poco estuve en Ávila capital. Reconozco mi pecado, no había estado nunca. Por la provincia sí, pero no por la monumental ciudad tan ligada a Santa Teresa de Jesús, probablemente una de las santas más desmembradas de la cristiandad ya que uno de sus pies y parte de las quijadas se encuentran actualmente en Roma. Una mano está en Lisboa y la otra en Ronda (al igual que uno de sus ojos). Esta última de triste fama ya que fue la que poseyó Franco hasta su muerte. Un dedo está en París, otro en Sanlúcar de Barrameda. Mientras que Alba de Tormes tiene el triste privilegio de tener más porcentaje de santa ya que posee uno de sus brazos, el corazón, además de lo que queda del resto de su cuerpo incorrupto.

Triste destino para el cuerpo de un ser tan especial.

Pero no nos centremos en rasgos tan tanatológicos y volvamos al tema que quiero que nos ocupe.

Hoy me gustaría hablar de la Basílica de San Vicente. Un lugar increíblemente bello. Digno de visitarse y sobre todo, de sentirse.

sanvicente

Las coordenadas sobre las que está construida son  40°39′28″, un dato irrelevante para algunos pero de extrema importancia para otros que alberguen la esperanza de comprenderla de verdad. Porque a los edificios, sobre todo a los sagrados, hay que comprenderlos para saber por qué están donde están, y por qué están construidos como están construidos.

Comenzó a construirse extramuros de las murallas, durante el siglo XII y sus obras se alargaron hasta el XIV, momento en que según algunos descerebrados, la dejaron inacabada por falta de dineros. El mundo de algunos eruditos del arte es así.

Su nombre completo responde a la denominación de Basílica de los Santos Hermanos Mártires, Vicente, Sabina y Cristeta. La historia de la martirización de estos, como la da otros muchos se remonta a las persecuciones de Diocleciano a principios del siglo IV, y en este caso, de su pretor Daciano. La excusa para su martirio es irrelevante.

Según la tradición sus cuerpos fueron depositados en el hueco de la roca que se puede ver actualmente en la capilla derecha de la cripta, sobre la cual se edificó posteriormente una primitiva iglesia y después la actual basílica.

Leyendas maledicentes acusan a un judío delator como responsable de sus muertes. Y que fue este quien, arrepentido, decidió construir un templo para que descansasen sus desafortunados cuerpos. Una historia que se recoge en el espectacular cenotafio que existe en la iglesia.

judio

Vaya con los judíos que no tenían bastante con ser perseguidos ellos mismos a lo largo de su historia, como para andar delatando a los demás, y además renegando de su propia fe para construir una iglesia cristiana. ¡Lo que hay que oír!

Las leyendas áureas es lo que tienen.

Los tiempos musulmanes trajeron que los cuerpos de los ejemplares mártires vagasen por otros lugares de las futuras Españas, hasta que en el 1175, regresaron cuales hijos pródigos a su supuesto lugar de enterramiento original. Aunque todavía tuvieron tiempo posteriormente de hacer turismo por otras geografías hasta que sus restos quedaron depositados definitivamente en unas urnas del altar mayor de la iglesia.

Hacia finales del XIX y principios del XX la iglesia fue restaurada con criterios excepcionalmente poco dañinos sobre todo teniendo en cuenta algunas otras restauraciones en las que el respeto hacia el edificio original no fue del todo ejemplar. San Martín de Frómista en Palencia es buen ejemplo de ello.

El material utilizado para la construcción es la “piedra caleña”, una arenisca de tonos amarillentos y anaranjados con vetas rojizas por su contenido en óxidos de hierro, proveniente de las canteras del cercano pueblo de La Colilla, a poco más de cinco kilómetros de Ávila capital. En algunas zonas, como el altar mayor y el ábside sur, se utilizó una variedad especialmente rica en matices rojizos, denominada “arenisca sangrante”. Su imagen es alucinante, dando la impresión casi de que la piedra ha sido pintada a manchurrones, o de que un líquido sanguinolento burbujease desde su interior. Es como si a la piedra se añadiese la sangre para formar un elemento superior de “archivo de la memoria”. La sangre es la transmisora de la herencia humana. La piedra es la transmisora de la herencia de la Tierra. Juntas se transforman en un arquetipo de la evolución planetaria.

piedra caleña

El edificio es extraordinario a muchos niveles por lo que apenas me detendré en algunos detalles que hacen de él una “auténtica joya”…y no solo artística.

La autoría del edificio se atribuye al arquitecto borgoñón Giral Fruchel, que se sabe que se encontraba en la península hacia el 1170.

La planta es de cruz latina, con tres naves rematadas en ábsides semicirculares y otra de transepto muy alargada, cimborrio, atrio, dos torres y cripta. El tres de la Trinidad. El tres de la resolución del conflicto que simboliza la Dualidad. El tres del “Triángulo de Dios”.

Los ábsides y el transepto son las partes más antiguas del templo. Los pilares son de cruz griega sobre plintos cilíndricos, con semicolumnas adosadas. Las naves están cubiertas con bóvedas de crucería.

Sobre las laterales se encuentran las tribunas, ahuecadas por vanos que se dividen en dos. Las partes más altas de los edificios sagrados simbolizan su mayor cercanía a Dios…pero sin olvidar que una mayor cercanía física puede traer también a veces, un mayor alejamiento espiritual. Porque estar más alto, significa tener mayor responsabilidad, y que cuando yerras, lo haces con más conciencia, y por tanto tiene mayores repercusiones.

Los ábsides por su parte, tienen bóvedas de cañón y de horno en los extremos.

De mediados del XII es la fachada arquivoltada occidental decorada con las figuras de Cristo y sus apóstoles.

Cinco arquivoltas sobre las que se sitúa un alero figurado.

El tímpano se divide en dos, símbolo de la dualidad, de los opuestos y por tanto de la “elección”, concepto fundamental de esta nuestra vida en este plano de esta Tierra. Lo dual como lo antagónico y más alejado de la Unidad. El tímpano tiene representaciones de la vida de Lázaro. El milagro de la Resurrección. Entre medias se encuentra el parteluz con la figura de Cristo, y a los lados diez apóstoles pareados en actitud de conversar, excepto los de las jambas interiores, que miran hacia el centro. La perfección del Diez de la Tetraktys…pero que incluso, más allá de la teórica perfección, hay que seguir mirando “hacia dentro” para alcanzar más profundos estados de conciencia. Otras octavas de experimentación.

¿Diez apóstoles? ¿Acaso el autor de las tallas tenía animadversión hacia dos de ellos? ¿O es que en realidad están representando o simbolizando otra cosa?

La importancia de los números de base pitagórica es fundamental para la comprensión del porqué de los templos que de verdad son sagrados. Los números, no como simples piezas matemáticas sino como profundas materializaciones de conceptos cósmicos y espirituales, como ideas trascendentes comunes a todo el Universo, de los que el ser humano es su reflejo microcósmico.

La portada meridional presenta por su parte escenas de la Anunciación, con las figuras de la Virgen y el Arcángel Gabriel, mientras que al otro lado, un rey es acompañado de dos figuras, una femenina y otra masculina. En este caso, las arquivoltas son siete. La unión del tres y del cuatro. La solución al enigma de la dualidad en la tierra. La magia.

La portada norte es más sencilla. La entrada norte era la reservada a las “gentes de oficios” (trabajadores de la piedra, madera y metal, entre otros). Esta tiene cuatro arquivoltas, en representación de la materia, de la tierra, de lo mensurable, de lo perecedero.

El taqueado jaqués que decora los vanos de la iglesia también es diferente según la zona del edificio. No es casualidad que unos tengan cinco líneas de taqueado y en otros tan solo tres (en los vanos de los vanos de los ábsides de la cabecera). Estos últimos, además están decorados al exterior por canecillos en sus aleros, representación de ese “mundo de los oficios” que plasmó los mundos sutiles, materializándolos aquí en la tierra.

ajedrezado jaqués

La zona entre el transepto y la cabecera es sin duda muy especial. El agua subterránea parece muy abundante en el subsuelo de la iglesia, recorriéndola a través de varias corrientes.

Sin duda es un buen lugar de conexión con Tipheret-Yggdrasil.

tipheret

En el lado sur del transepto se haya el sepulcro renacentista de San Pedro del Barco.

El santo eremita nacido en Barco de Ávila, en el S. XII, que se dedicó en cuerpo y alma a la oración y a la labranza. En cierto modo, similar al madrileño San Isidro Labrador, el cual tenía fama de zahorí. A partir de su muerte varias poblaciones se disputaron su enterramiento, decidiéndose (casi como una solución salomónica) poner su cuerpo a lomos de un jumento, y que allí donde parase, allí lo enterrarían. La mula parece ser que llegó hasta la Basílica, quedando plantada su huella milagrosa en el suelo, la cual se perpetuó en la tradición de la iglesia, y la cual puede verse hoy día junto al sepulcro…o eso dicen.

El sepulcro columnado que data ya de 1610  alberga un altar presidido por un lienzo que representa al santo eremita.

 

El cenotafio

El cenotafio de piedra policromada es quizás uno de los elementos que más llama la atención del interior del edificio. En tanto que cenotafio, se trata de una tumba vacía erigida en honor de alguien y por tanto no guarda dentro ningún tipo de restos, los cuales se encuentran teóricamente en unas urnas en el altar mayor…aunque en realidad vaya usted a saber de quién son de verdad esos restos, si es que los hay.

A veces me posee el espíritu transgresor e irreverente de mi adolescencia, hoy domeñado en parte por años de tener que agachar la cabeza más veces de las deseadas.

cenotafio

El cenotafio se encuentra aproximadamente bajo el arco toral del crucero en el lado de la Epístola. Su estructura refleja dos partes claramente diferenciadas. Una parte interna que muestra las formas de una especie de templete de tres naves con la central más alta y las laterales abiertas con arcos pentalobulados, mientras en los laterales altos de la nave central se suceden unos increíbles relieves que narran distintas escenas de los santos martirizados.

Y cobijando a este pequeño templo pétreo, un baldaquino sobre cuatro columnas esquineras, que forma una especie de tejado de formas escamadas y a dos aguas, que fue añadido allá por el siglo XV…y rematándolo, una figura de San Miguel, el mítico “vencedor de la serpiente”. El mítico “vencedor de la serpiente”.

En el frente se encuentra la figura de un Cristo Pantocrátor envejecido y de pelo blanco en una mandorla mística, con unos pies grandes que más parece inocente hobbit que “salvador del mundo”, y con un toro y un león a sus pies, símbolos de los evangelistas San Lucas y San Marcos…pero ¿y los otros dos? Ocurre algo similar a lo comentados apóstoles. ¿Por qué  destacar a estos dos olvidándose de los otros dos? La iconografía clásica siempre nos muestra a los cuatro junto a un Cristo entronizado.

Bajo el Pantocrátor se sitúa la Rosa Juradera, usada antiguamente para jurar, como hoy día se hace sobre un ejemplar de la Biblia. Una rosa singular que solo existía en tres iglesias en toda la Corona de Castilla, en esta y en las de San Isidoro de León y la Iglesia de Santa Gadea de Burgos, famosa por ser el lugar señalado en el relato según el cual Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, obligó a Alfonso VI, rey de Castilla y de León, a jurar que no había tomado parte en el asesinato de su propio hermano, el rey Sancho II, asesinado en el 1072.

Rosa juradera

Y bajo esta rosa, la figura de un atlante, que parece sobrellevar todo el peso del arca sobre sus espaldas.

Sobre los capiteles se encuentran otros arquillos y entre ellos, los relieves de los apóstoles, los evangelistas y una serie de personajes en actitud de “Ora et labora”. La urna o arca está decorada con escenas del martirio de los santos en el frontal y parte posterior, y en los dos laterales la representación del pantocrátor con el Tetramorfos en uno y en el otro la Adoración de los Reyes.

Iconográficamente la serie más impactante de relieves es la que relata la vida y martirio de los santos, narrada en la parte alta de la nave central, separada por columnillas y situadas en los lados norte y sur del cenotafio. Cada escena es más impresionante que la precedente.

martirio_avila

En el lateral del lado Norte:

  • San Vicente es delatado ante el pretor Daciano.
  • San Vicente es conducido a prisión, donde deja la huella de su pie.
  • Allí recibe la visita de sus hermanas, que le ayudan a escapar.
  • El pretor manda perseguirlos a los tres.
  • Dos soldados a caballo los buscan.
  • Los tres hermanos que se dirigen a caballo hacia Ávila.

En el lateral del lado Sur:

  • Los verdugos desnudan a los tres hermanos arrastrándoles por los cabellos.
  • Martirio sobre una cruz de San Andrés.
  • Aplastan sus cabezas en un nuevo martirio, a la vez que aparecen dos ángeles que conducen las almas de los condenados hacia la mano de Dios.
  • Una serpiente sale entre los cuerpos de los santos y se enrosca en el cuello de su supuesto delator.
  • Este, arrepentido (y convertido al cristianismo) entierra a los mártires.

 

El lado Este se dedica a tres escenas de la Epifanía o adoración de los Reyes Magos:

  • los reyes en camino
  • la adoración al Niño con la imagen de la Virgen
  • y otra escena en la que a través un sueño se les aconseja no regresar ante Herodes.

 

Y por último, el lado Oeste se dedica al Pantocrátor con los símbolos de los evangelistas sobre la columna-atlante…y entre medias la rosa juradera.

pantocrator

Dentro del cenotafio apareció una pintura al temple sobre tabla con la imagen de San Pablo, datada hacia el siglo XII y que hoy día se encuentra en el museo de la Catedral.

 

La imagen del supuesto judío delator

Este aparece representado con el conocido gorro frigio rojo (originario de la actual Turquía). Ese con el que solía mostrarse al dios Atis, consorte de Cibeles. Ese con el que modernamente se adorna la testa de papá pitufo.

Papa_Pitufo_Pelicula

Es la “barretina” catalana asociada tanto a los marineros como a los judíos, como a los revolucionarios franceses de 1789, y por derivación a imágenes posteriores de diversos movimientos revolucionarios y liberales, entre ellos las imágenes que representan a nuestras dos Repúblicas (la de 1873 y la de 1931). Ambas tuvieron un único símbolo, una mujer, Mariana que portaba este tipo de gorro…

…pero que antiguamente también designaba a los “iniciados”. De hecho, aparece en un mosaico bizantino  del siglo VI de la iglesia de San Apolinar el Nuevo, en Rávena,   que retrata a los Reyes Magos…incidiendo en el hecho nada pueril de que eran MAGOS.

Magi_(1)

En la Edad Media, los estudiantes que aprobaban sus estudios universitarios solían colocarse también este tipo de gorros, quizás por derivación de aquellos otros que tenían de verdad el “Conocimiento”, al entenderse que un estudiante pasaba a ser un hombre de conocimientos cuando daba por concluida su carrera universitaria.

 

Y para acabar…la CRIPTA.

El altar mayor no es el original, sino uno barroco de madera dorada con columnas salomónicas, con la figura de San Vicente en el centro y las de sus hermanas a los lados. La rejería está considerada como la más destacada de Ávila en su estilo. Actualmente se encuentra ubicada junto a la bajada a la cripta, situada en el lado izquierdo de la iglesia, junto al transepto.

La cripta está dividida en tres capillas, situadas bajo cada uno de los ábsides.

En la capilla central se encuentra la imagen románica de la Virgen negra de la Soterraña.

cripta Basílica_de_los_Santos_Hermanos_Mártires-16

 

La Virgen de la Soterraña

El término bajo el que es conocida esta imagen es la de la Virgen de la Soterraña, la cual  procede de un término del castellano antiguo que significa «subterránea».

Esta denominación la hace sin duda hermanarse con la virgen negra de la Catedral de Chartres, conocida como  de Notre Dame Sous-Terre (o Nuestra Señora del Subsuelo). La actual  es una reproducción ya que la original fue destruida durante la Revolución.

En el lugar que hoy ocupa la catedral de Chartres existía desde tiempos paganos precristianos, una gruta y algún tipo de ara ligados a la Diosa Madre de espiritualidad de tradición druida. Este mismo lugar fue desde antiguo un centro religioso para la tribu celta de los carnutos.

Una denominación que me retrotrae a aquella canción de mis tiempos infantiles:

 

Que llueva, que llueva

La virgen de la cueva,

Los pajaritos cantan

La luna se levanta

 

La Soterraña está representada de una forma sedente con el niño Jesús en el brazo izquierdo y mostrando u ofreciendo un corazón con su mano derecha.

Basílica_de_los_Santos_Hermanos_Mártires-15

La imagen de la Soterraña se encuentra actualmente en la cripta situada bajo el ábside central de la basílica, enmarcada por un horroroso retablo barroco.

¡Lo siento pero jamás me gustó el barroco!

De las dos criptas laterales, la derecha es sin duda la más impresionante, ya que en ella se encuentra la piedra del martirio de los santos Vicente, Sabina y Cristeta. El mismo lugar en el que según la Tradición apareció milagrosamente una serpiente que protegió sus cuerpos de una profanación, y donde se edificó la primera iglesia sobre la que se construyó la actual románica. La serpiente que produjo la milagrosa conversión del ladino judío.

¡Vaya vaya con la “sierpe” que culebrea por la cripta…tan dada a realizar milagros, tan dada a provocar experiencias trascendentales a poco que te acerques a su sinuoso Camino .

Una zona en la que aún se puede apreciar en su alto, el sobresalir casi puntiagudo de otra piedra de color mucho más oscuro. Una piedra semiescondida que tiene todo el aspecto de ser un antiguo menhir megalítico.

Como dije antes, a la cripta se accede a través de una escalera que se sitúa junto al transepto en el lado izquierdo (es decir, el lado del Evangelio) de la basílica.

Y justo dónde comienzan los escalones para descender se encuentra un pergamino en la pared, de una profunda sabiduría mística. Un poema que bien podría ser un auténtico haiku zen o unos versos espirituales sufíes…pero que no son ni budistas ni musulmanes, ya que son cristianos y medievales. Uno de los más bellos poemas que jamás haya escuchado.

«Si a la Soterraña vas,

Ve, que la Virgen te espera;

que, por esta escalera,

quien más vaja sube más.

Pon del silencio el compás

a lo que vayas pensando.

Vaja y subirás volando

al cielo de tu consuelo;

que para subir al cielo

siempre se sube vajando.»

 

Es decir, ve hacia tu interior, para tus pensamientos…y subirás a los cielos para tener una experiencia trascendente. Pura metafísica oriental budista…solo que dentro de un trasfondo occidental.

Todo un resumen para la obtención de una experiencia mística.

Si podéis no dudéis en acercaros hasta Ávila y hasta la Basílica de San Vicente. Se trata de un lugar digno de ver y de sentir. Digno de caminarlo y digno de ser utilizado para perderse en un proceso de interiorización dentro de sus pétreos y sagrados muros.

Las maravillas que alberga esta iglesia son más numerosas y extraordinarias que aquellas sobre las que he escrito, pero como muestra “bien valga un botón”…aunque se nos quede casi toda la casaca sin confeccionar.

crismon

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s